Ahorrar en calefacción en invierno

por | Nov 27, 2020

Habrá quienes aboguen por el calor humano. Tampoco tenemos nada en contra de las mantas, edredones de plumas, ropa abrigadita de lana y otras fibras térmicas. Los calcetines gordos, los jerséis, el forro polar y las zapatillas forradas con borreguito nos pueden mantener calientes, pero, sin duda, un sistema de calefacción bien puesto a punto es lo que realmente nos templará. Y todo es posible sin gastar demasiado.

como ahorrar calefacción

No hay nada peor que gastarse un dineral en calefacción para acabar pasando frío. En este artículo veremos algunas ideas sencillas, al alcance de cualquiera, para poder mantener una buena temperatura en casa ahorrando al máximo.

La temperatura del hogar se mantiene en su grado óptimo si el sistema de calefacción está puesto a punto. Desde hace años se viene haciendo hincapié en la importancia regular la temperatura interior a un nivel adecuado, sin pasar frío ni calor. Además, esto repercute en el ahorro de energía, menor impacto medioambiental y menos gasto para el consumidor.

Cambia la caldera vieja

Una caldera en buen estado puede ahorrarnos hasta 30 euros. Por otro lado, si la caldera tiene ya cierto tiempo y resulta ineficiente, puede ser el momento de cambiarla. Según la Unión Europea, el 60 % de las calderas no son eficientes. No solo el ahorro energético y económico será mayor, también aumentará la seguridad.

Desde el año 2015, el Gobierno insta a utilizar calderas de condensación que emplean las elevadas temperaturas del vapor que expulsa para precalentar el agua de entrada. Esto supone un 18 % de ahorro en gas, con el consiguiente ahorro en emisiones de CO2. En algunas comunidades, por ejemplo, en Madrid, existen ayudas para actualizar los sistemas de calefacción.

La OCU, por su parte, indica que las calderas de condensación obtienen mejor rendimiento de la energía y de ahí el ahorro anual de aproximadamente un 11 % en el consumo del gas.

Aunque dispongamos de una caldera nueva, es necesario revisarla todos los años. Para ello, un técnico especializado debe encargarse de esta revisión, que puede detectar averías o, simplemente, si está sucia, lo que puede repercutir en que aumente el consumo.

Si ha llegado el momento de decir adiós a tu caldera obsoleta, ponte en contacto con nosotros para que te asesoremos. De hecho, puedes echar un vistazo a los requisitos que necesita la nueva instalación en este artículo.

como ahorrar calefacción

Mantenimiento de los radiadores

Purgar los radiadores es una tarea clásica de los primeros días de otoño o los últimos del verano. De esta manera, eliminamos el aire que se queda atrapado y evita que se calienten como debieran. Esta operación es muy sencilla y la puede realizar cualquiera:

  1. Antes de manipularlos, pon un recipiente pequeño (por ejemplo, una palangana) bajo el radiador.
  2. Usa una llave adecuada para el radiador si no tienen purgador.
  3. Ábrelos un poco hasta que notes que no queda aire en el interior del radiador.
  4. Ciérralos en cuanto salga agua.
  5. Revisa la presión de la caldera para comprobar que esté en el nivel adecuado.

Cambiar los radiadores, si son demasiado pequeños, es otra opción para conseguir con mayor rapidez la temperatura óptima. Cuanto más grandes, más ahorran en consumo de gas. Quizá el problema de los radiadores no es su tamaño, sino su mala ubicación. Instalarlos en el lugar perfecto, donde nada los cubra, facilitará su labor caldeando la casa.

Aislamiento

El aislamiento deficiente de una vivienda es uno de los peores enemigos del ahorro en calefacción. Los marcos de las ventanas que no encajan por los que se cuelan corrientes de aire impiden que la casa se caliente correctamente.

El buen aislamiento térmico es imprescindible porque permite que la vivienda se mantenga caliente mejor y más tiempo. Si no te puedes permitir cambiar los marcos de las ventanas para que cierren bien, los burletes son una buena solución temporal. Quitan bastante el frío y son bastante económicos.

Además, las persianas y cortinas sirven para mantener el calor en casa. Por lo tanto, baja las persianas en cuanto se haga de noche y deja que entre la luz durante el día. Verás cómo este pequeño gesto aporta calor a tu vivienda.

Aparte del aislamiento de las ventanas, el uso de ciertos materiales aislantes en la construcción, como el corcho expandido o proyectado, también contribuyen a que no se escape el calor.

Mantener una temperatura constante

Un error muy común es poner el termostato al máximo tras llegar de la calle porque tenemos frío. Es mejor tener una temperatura constante de 14 °C o 15°C desde por la mañana, hacia el mediodía, y subirla al máximo para luego bajarla cuando el calor es insoportable.

Además, conviene mantener siempre caldeada la casa, evitando que la temperatura caiga por debajo de los 12 °C. Programa el termostato para que se encienda la calefacción antes de que llegue a la temperatura mínima que hayas indicado en el aparato. Cuando hay grandes oscilaciones entre la temperatura mínima y la máxima dentro de una vivienda, el gasto energético aumenta a pasos agigantados y lo pagaremos en nuestra factura eléctrica o del gas.

Si tienes una caldera de gas Cointra, conviene que leas este artículo sobre cómo ahorrar dinero programándola.

Estudiar tu factura

Revisar las facturas del proveedor. Tanto si tu caldera es eléctrica como de gas, llevar un buen control de las facturas puede ahorrarnos muchos disgustos o lo que es lo mismo, dinero. Una tarifa inadecuada puede suponer hasta un 37 % de gasto.

Puede que hayas contratado demasiada potencia eléctrica y pagando de más. O puede que la tarifa de la compañía de gas no se corresponda bien con tus necesidades. Consulta todo bien, en especial, si puedes acogerte a ayudas, muchas veces a través de la propia entidad comercializadora.

¿Quieres aprender más sobre el ahorro? También puedes leer nuestros «Consejos para ahorrar en calefacción sin reducir el confort».

Por supuesto, si crees que ya has hecho todo lo que está en tu mano y necesitas profesionales, cuenta con nosotros.

Quizá te interesa:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat